archivo

Archivo de la etiqueta: pajaros

Imagen

Es majestuoso el vuelo del águila. El cielo hace hermosas promesas, que quedan ocultas, encerradas dentro del inquebrantable azul.

Horizonte, retazo de nuestros sueños.

Los pájaros no pesan. El vuelo siempre ha sido una alegoría de la libertad.

Nunca me gustaron los pájaros, con sus plumas y sus picos puntiagudos, con sus movimientos rápidos y sus ojos sospechosos. Seres del aire, desanclados de la realidad, que os coméis las criaturas de la Tierra. No sois más dignos que una lombriz. Ellas habitan las entrañas del mundo, lo alimentan y se alimentan de él. Aman a su madre, su vida es agradecimiento y entrega, sin mistificación.

Pájaros arrogantes que os alzáis en vuelo, os engañáis. No sois libres. Las alas no rompen las cadenas. Vivís en perpetua huida y jamás será libre aquel que huye, sino aquel que al contrario permanece, cuerpo en tierra, en incesante contacto con la realidad.

Que soy mujer de carne y hueso, con un cuerpo que ocupa y pesa. Hija de la Historia y heredera del pasado. Pasión y movimiento. Barro, mierda, sudor, vísceras y sangre. No niego el odio ni el deseo. Ni el temor a la muerte. Soy un ser terrestre, mi existencia es temporal.No creo, ni en Dios, ni en antes, ni en después más allá del simple ahora. Creo en el poder de la belleza y en el valor incalculable del error perpetuado día a día, todos los días.

El único vuelo libre es el del pensamiento humano. La vida eterna no más que trascendencia del olvido. Humanismo. Conciencia. Comprensión profunda de lo universal.

“Pero de ese canto, de ese encanto, hay que mantenerse a distancia; hay que mantenerse a distancia de la distancia, y no sólo, como podría suponerse, para protegerse de esa fascinación, sino también para experimentarla.”

Maldito Derrida. ¿Qué significa? Esos conceptos recurrentes en mi imaginario, entrelazados en una lógica profética que me saca de quicio.

Esta mañana he vuelto a hablar conmigo, calle abajo. Y mientras yo y yo discutíamos y nos reconciliábamos, como tanto nos gusta hacer, ese pájaro amarillo seguía cantando y ocultándose en las copas de los árboles. Mentiroso. Qué crees, que no veo tus intenciones.

¿Cómo era ese verso?

“Me da igual, yo ya me iba/Que crucemos, o cruzamos/Me da igual./No me da igual, pero me iba.” Sí querido Pirata, como un mantra me repetía esas palabras mientras venía calle abajo esta mañana, con el canto del pájaro burlándose de mi a cada cinco pasos que daba. Y yo intentando fingir que lo ignoraba. Maldito pájaro, cómo sabe cuáles son mis debilidades.

Venía calle abajo una mañana. No me daba igual, pero me iba. Adiós y hasta cuándo otra vez, no lo sé. Hemingway dice en nosedónde que hacer el amor es una tregua con la muerte. Y yo volvía a mi personal e intransferible nosedónde, con el pájaro, el canto, el tedio y la guerra a los recuerdos.

Añorando ya tus manos y tus besos, que eran mucho más honestos de lo que declarabas en tu manifiesto, bajaba yo diciéndome que quisiera no tener que volver a casa para poder hacer el amor todas las noches, que es precioso, y no cuesta dinero. Al mismo tiempo pensaba en lo deprimente que es esta libertad, que no es la libertad que yo imaginaba. ¿Libertad de qué? ¿De no esperarme nada? Libre de expectativas, compromisos, vínculos y convicciones. Desanclada, descarriada. Eso, una pluma al viento. Sí, H. Una pluma al viento, ¿y que? Te parece triste o ridículo. Pero sólo es una condición temporal, y a veces es bonito dejarse arrastrar por el huracán. Hipócrita.

Me daba igual, yo ya me iba. Y una vez cogido el metro pude sumergirme de nuevo en el sueño de anoche y narcotizarme en el recuerdo de los sueños que no acaban, de los abrazos infinitos, de tus ojos que ven más allá. La comprensión, el amor, el todo universal, el espíritu, el cuerpo, mientras vuelvo a mi tedio cotidiano y el pájaro amarillo me da una tregua de 45 minutos.

 

 

 

loquehaydebajo

A topnotch WordPress.com site

microcosmovision

pensamientos que buscan coherencia

Yo, aquí y ahora

pensamientos que buscan coherencia

SÓRDIDA Y DROGADA

pensamientos que buscan coherencia

womaninablackhat*

pensamientos que buscan coherencia

veleidad

(Del fr. velléité). 1. f. Voluntad antojadiza o deseo vano. 2. f. Inconstancia, ligereza.

Los de la Bici

il Blog di reAzione Culturale

La piel de Bolo

No te entiendo casi todo.

La poesia e lo spirito

Potrà questa bellezza rovesciare il mondo?

Entre interrogaciones

(Photo by Davy Jones). Donde son más esenciales las preguntas que las respuestas.